Historia del Colegio

En el madrileño barrio de Aluche, antigua zona de trashumancia, las primeras construcciones fueron unos cuarteles que datan de finales del siglo XIX. Después de la Guerra Civil se edificaron las primeras viviendas populares que fueron ocupadas por matrimonios jóvenes sin muchos recursos económicos. El barrio fue creciendo muy lentamente y careció de infraestructuras durante mucho tiempo; aún en los años sesenta no había colegios, mercados, iglesias, centros sociales, bancos... etc. Es en este momento de dificultades cuando llegaron los Redentoristas.

Uno de los primeros en llegar al barrio, en la primavera de 1966, para crear la parroquia de S. Alfonso fue el P. Xavier Iturgaitz; pero para él también era muy importante fundar un colegio. La actividad docente empezó separando a niños y niñas, algo propio de la época. Ante la necesidad de poner un nombre a los centros, el P. Xavier, amante de la cultura clásica, pensó en nombres mitológicos, concretamente en el Gamo y en la Diana cazadora que, posteriormente, al ponerse de moda la coeducación, se fusionó en el Colegio GAMO DIANA, que comenzó su andadura en el curso 1969 – 1970.

En las instalaciones del colegio, nació la actual parroquia redentorista de S. Gerardo y en la planta superior de uno de sus pabellones estuvo ubicada la vivienda de la comunidad redentorista. La relación parroquia – colegio hace que el centro esté muy integrado, no sólo en la vida del barrio, sino también en la iglesia local, buscando ambas instituciones lazos de colaboración y el modo de complementarse tanto en trabajos pastorales como en instalaciones.

De los doscientos alumnos de sus comienzos, se ha pasado en la actualidad a unos mil doscientos. Estos escolares reciben las siguientes enseñanzas: Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato; es decir, desde los tres años hasta su ingreso en la Universidad. Para atender a los estudiantes y a las ochocientas sesenta familias, el Centro dispone de una plantilla de sesenta y siete profesores y trece personas de administración y servicios.

Todo su personal se esfuerza por plasmar un estilo educativo que defina el talante del colegio GAMO DIANA, lo que nos lleva no sólo a preocuparnos por los aspectos académicos, sino que damos mucha importancia a la adquisición de hábitos, destrezas y valores humanos, intelectuales y religiosos, marcados en estos últimos por el carisma redentorista.